Bicicletas eléctricas

En estos momentos las bicicletas eléctricas están en auge. Cada vez son más los usuarios que adquieren una o directamente la alquilan, por todos los beneficios que presenta en cuanto a velocidad, autonomía y respeto con el medio ambiente.

Ventajas de las bicicletas eléctricas

En ciudad, en pueblo… los beneficios de las bicicletas eléctricas son tantos que muchas personas incluso se plantean la posibilidad de vender su coche.

Estos son algunos de los beneficios principales:

  • No se necesita ni carné de conducir ni seguro
  • No se pagan impuestos de circulación, seguro o ITV
  • Te evitas los gastos de parking / ORA (adiós a los problemas para aparcar)
  • Tienes tu propio carril para circular
  • Es un medio de transporte ligero y fiable
  • El mantenimiento es barato (el único gasto es comprar la bicicleta y cargar la batería – que suele ser de en torno a 6 céntimos / carga).
  • No contaminan (al no tener tubo de escape no emiten gases)
  • La carga se puede hacer incluso con energía solar o eólica
  • Te permite hacer ejercicio

Estas son las ventajas de las bicis eléctricas. Pero, ¿y sus desventajas?

¿Qué inconvenientes presentan?

Aunque en el caso de las bicicletas eléctricas podríamos decir que todo es bueno, hay unas ciertas limitaciones respecto al coche o a la moto que deberías conocer. Son las siguientes:

  • No se pueden utilizar en autovías o en carreteras de alta velocidad
  • Dependemos más del tiempo que haga
  • Es más cansado que conducir un coche
  • Es un vehículo más lento que un coche, un ciclomotor o una motocicleta
  • La batería tiene una duración determinada
  • La velocidad que alcanza es más limitada

Todo tiene sus pros y sus contras, por lo que deberás ponerlo en una balanza y analizar qué opción prefieres de las dos.

¿En qué casos merece la pena una bicicleta eléctrica?

La bicicleta eléctrica no es un juguete. Es un medio de transporte perfectamente válido para moverse en distancias cortas. Concretamente, su uso principal es en las ciudades, sobre todo donde la velocidad está limitada a los 50 o 30 km/h; dado que son más rápidas y efectivas que un coche.

Por lo que en los casos en los que se utiliza el coche para distancias muy pequeñas y de pocos kilómetros, se podría reemplazar perfectamente por el uso de la bici.

¿Cómo saber si me conviene una bicicleta eléctrica antes que un coche?

Analiza cuánto utilizas el coche y para qué. Si te sueles mover por ciudad y por distancias cortas con el coche, si echas cálculos verás que con las bicicletas eléctricas podrías ahorrar mucho dinero.

Al fin y al cabo, la tendencia pasa por fomentar el uso del transporte público, de este tipo de vehículos y también de compartir coche; por lo sin duda alguna han venido para quedarse.
Ahora que conoces tanto las ventajas como las desventajas de las bicicletas eléctricas, esperamos haberte ayudado a saber si son o no para ti. Lo que sí son, seguro, es el futuro. Un futuro que ya muchas personas han adoptado.