Este launcher para android 10 q, transforma la interfaz móvil en una de escritorio

Aunque el móvil sea el dispositivo en el que más nos conectamos, no podemos negar que a veces se echa de menos la comodidad de la pantalla grande.

Además, es un fastidio que un montón de apps que utilizamos frecuentemente no puedan manejarse en un portátil por no tener una versión compatible.

Para combinar lo mejor de ambos mundos lo habitual es echar mano de un emulador Android, que simula el entorno Android en la interfaz de escritorio.

De este modo podemos disfrutar de las Apps que nos hayamos descargado, sin la limitación de espacio que supone la pantalla del móvil.Pero no nos engañemos, descargar e instalar un emulador Android es muchas veces un tostón. Tanto por el tiempo que lleva como porque su funcionamiento no es el deseado.

Afortunadamente, la tecnología también evoluciona en este sentido, y la llegada de Android 10Q facilita notablemente transformar un dispositivo móvil en una interfaz de escritorio.

Todo apunta a que lo que parecían dos mundos separados están cada vez más cerca, y no tardaremos mucho en ver como las limitaciones son cosa del pasado.

Aprovechando las mencionadas mejoras en Android 10 Q nos hemos encontrado con un launcher creado por Daniel Blanford que facilita el proceso enormemente y que tiene una pinta espectacular.

Este launcher es, por decirlo de algún modo, una versión rápida y ligera de esos emuladores, y permite de forma muy sencilla operar con ambos dispositivos conectados en cuestión de segundos.

Para poder manejar tu móvil en pantalla grande con un interfaz de escritorio tan solo tienes que instalar el launcher en un móvil Android compatible y luego conectarlo a un ordenador vía USB o HDMI, o si lo prefieres de manera inalámbrica.

El launcher expande  entonces la interfaz nativa y adapta el entorno de escritorio de Android 10 Q a una apariencia optimizada para su uso en un ordenador, pudiendo personalizarse iconos, temas, etc.

La apariencia es un híbrido entre el aspecto de Windows y de Chrome OS, pero lo cierto es que resulta muy agradable a primera vista, y puedes manejar los iconos de la pantalla tanto desde un dispositivo como desde otro.

Con este invento podrías convertir cualquier móvil con Android 10Q en un ordenador y trabajar con mucha más comodidad. Y digo podrías porque, pese a lo goloso que resulta, todavía no está disponible.

Daniel Blandford sigue trabajando en él, suponemos que ultimando detalles y mejoras para que el resultado final sea tan prometedor como parece.