Primera batería recargable de dióxido de carbono y litio

La Universidad de Illinois, conocida por las siglas UIC, se convierte en una entidad pionera en el desarrollo y creación de las primera baterías de dióxido de carbono y litio. Cabe destacar que esta es fruto de una ardua investigación, de la que actualmente se están publicando los primeros resultados. Además estas baterías podrán ser recargables, por lo que se estima que serán siete veces más eficientes que las de iones de litio.

La investigación estuvo apoyada y respaldada económicamente en todo momento por el Departamento de Energía de los Estados Unidos. Encima, también se interesaron en este proyecto la Ofician de Eficiencia Energética y Energía Renovable conjuntamente a la Fundación Nacional de Ciencias. Además, se demuestra que estas baterías recargables son sistemas de almacenamiento de carga atractivos para el consumidor.

Capacidad real de estas baterías

Según los resultados publicados recientemente, estas baterías puede llegar a ser hasta siete veces más eficientes que las existentes y compuestas de iones de litio. Cabe destacar que los propios investigadores confirman que etas podrán llegar hasta los 500 ciclos de carga. Además, también se asegura que este tipo de baterías sobrevive 10 ciclos de carga antes de fallar. Esto se debe al proceso que se produce cuando esta se descarga completamente.

Concretamente Alireza Ahmadiparidari, una de investigadoras de este proyecto, confirma que «la acumulación de carbono no sólo bloquea los sitios activos del catalizador y previene la difusión del dióxido de carbono, sino que también desencadena la descomposición de electrolitos en un estado cargado.»

En imagen uno de los posibles formatos de estos tipos de baterías.

Por otra parte Amin Salehi-Khojin, profesor asociado al proyecto procedente de la facultad de ingeniería mecánica e industrial, afirma que se deberán de probarse nuevos componentes para crear el modelo físico en forma de prototipo de un batería experimental.

Esta investigación se encuentra en continuos cambios, puesto que probar nuevos materiales en ella puede conseguir una batería perfecta. Además, el propio Amin Salehi-Khojin afirma que «nuestra combinación única de materiales ayudó a fabricar la primera batería de dióxido de carbono y litio con mucha más eficiencia y larga vida útil, lo que permitirá su uso en sistemas avanzados de almacenamiento de energía.»

Novedades de última hora

Entre las modificaciones implementadas durante el desarrollo de la investigación de encuentran:

  • Incorporación de disulfuro de molibdeno, como catalizador catódico.
  • Empleo de un novedoso electrolito híbrido, este fue creado con la mezcla de líquido iónico y dimentilsulfóxido.

Estas incorporaciones de última facilitaron durante la investigación la creación de un único compuesto multicomponente de productos. Cabe destacar que este proceso es posible que el carbono se autorecicle, evitando de esta forma la acumulación en el catalizador de la batería.

Lo que tenemos claro es que aún deberán de pasarse multitud de pruebas y comprobar muchísimos materiales antes de ver un batería de estas características en el mercado. Cabe destacar que por el momento se trata de una gran iniciativa como parte de las innovaciones de estos sistemas de energía. Además, esto supondrá un gran avance si este dispositivo se lleva a cabo finamente,